• LOCATION 9 | Lo mejor de Burdeos: Un paseo a pie para descubrirla

    Puerta Dijeaux

    Estamos próximos a atravesar la calle de la Puerta de Dijeaux. Cuando llegues a esta calle, détente y mira a la derecha, verás un arco. Esa es la Puerta de Dijeaux. Una de las antiguas puertas de entrada a la ciudad.

    En esta lugar se concontraba un antiguo templo romano dedicado a Júpiter. Y durante varios siglos, marcó una de las entradas a la ciudad de Burdigala, antiguo nombre de Burdeos. Esta calle fue una de las primeras hechas por los romanos, quienes en cada ciudad, daban relevancia a dos calles rectas principales, y según los puntos cardinales: una calle de norte a sur llamada ¨cardo¨ y otra de oriente a occidente llamada ¨décumano¨, que es exactamente en la que estamos ahora. Con base en estas dos calles se trazaba el desarrollo de la ciudad y se facilitaba la orientación de los viajeros. Más adelante cruzaremos la otra calle principal de Burdeos desde los tiempos romanos, y que al igual que esta, hoy en día es peatonal y comercial.

    Sigamos nuestro camino y continuemos en la direccón que veníamos.

    Bajemos por la calle Grassi. Ahora te hablaré de una característica importante y muy comun en las edificaciones de Burdeos. Si te fijas en las casas a la izquierda, notarás que además de las grandes puertas principales, existen además algunas puerticas más pequeñas. Son puertas que llevan directamente a las bodegas o sótanos, que eran lugares exclusivo para guardar el vino durante el siglo XVIII. En esta época, el vino se comercializaba en barriles que eran muy pesados y por eso resultaba más fácil rodarlos por estas pequeñas puertas directamente a la bodega. ¿Sabes cuántos litros tiene un barril de vino bordolés? 225 litros de vino… ¡quizá suficiente para una buena fiesta!

    La razón de este tamaño, de 225 litros de vino, tiene que ver con el principal comprador de vino que tuvo Burdeos durante varios siglos… Inglaterra. Para los ingleses, la unidad de medida era un galón, y les encantaba pedir en vino en cantidades de 50 galones, lo que en litros, se traduce a 225. Ante esto, y para que la producción fuera más rentable, todos los barriles en Burdeos se estandarizaron a esta medida, y así se encontraban en todos los Chateaux. Hoy en día, los barriles siguen teniendo el mismo tamaño y capacidad, que en esa época.

    Al llegar al final de la calle, debemos girar a la derecha, en la calle Poquelin Moliere.

Preview mode limited to first 3 locations.
Lo mejor de Burdeos: Un paseo a pie para descubrirla